'Todo por un sueño' (primera parte)

'Todo por un sueño' (primera parte)

Quizás esta historia empezó mucho antes de que pusiera este nombre de “Todo por un sueño” a todo lo que acabó ocurriendo hace más de un mes en la pista de atletismo “Manolo Jaén”, donde se celebró el Campeonato de España de Atletismo al aire Libre para atletas veteranos en la que tuve la fortuna de poder vivir una de las mejores experiencias de mi vida. Y así quiero contarla…

Para mí, el “Todo por un sueño” empezó a gestarse el día que tuve el accidente de tráfico mientras circulaba en bicicleta, ya que ese lunes 30 de Noviembre de 2015 era mi último día en una etapa laboral muy bonita durante casi 5 años, pero en la que iban a cambiar mis responsabilidades profesionales.  Iba a dar un giro importante en mi vida para volcarme total e íntegramente en los proyectos deportivos que más me ilusionaban y donde actualmente más feliz me encuentro, por los que tanto había peleado y creído y en los que sigo de lleno involucrado y agradecido como son la dirección y planificación deportiva como entrenador en Urban Runners Club Elche y Enforma Centro de Entrenamiento y Recuperación Deportiva. Recuerdo que iba sobre la bicicleta a mediodía con un sol radiante empezando nuestra vuelta de los lunes que siempre hacía con Ismael Tarí. Mientras pedaleaba, iba pensando muy ilusionado ya en cómo organizar mi tiempo, mi temporada, mis objetivos, hacia dónde querer ocupar, ordenar y dirigir mis nuevos objetivos laborales, personales y deportivos. De repente, al circular por dentro de una rotonda un vehículo colisionó con mi cuerpo, todo se me apagó por unos momentos al salir despedido y perder el conocimiento. Aseguro que sólo todo se desvaneció por unos momentos, porque desde que me volví a dar cuenta de que iba a poder seguir viendo ese bonito cielo azul que ese día me protegió cuando permanecía mareado, tumbado e inmóvil encima de la rotonda, empecé a soñar más aún despierto. Con el paso del tiempo, he llegado a entender y encauzar esta situación a priori negativa en un aprendizaje más y sobre todo en la ganancia de una amistad-persona que desde ese día forma parte de mi vida para bien por parte del destino que nos unió en un duro golpe del que ambos hemos salido reforzados y final y felizmente sanos y salvos. ¡GRACIAS MARÍA SALUD!

Tocaba poner constancia, sufrimiento y fuerza para que cada día más se convirtiera en un día menos

Tocaba poner constancia, sufrimiento y fuerza para que cada día más se convirtiera en un día menos. Tras varios días ingresado en el hospital, dolorido y empezando a ser consciente de todo lo que había ocurrido tan rápidamente y habiéndome realizado varias pruebas médicas, sólo mi espalda quedó maltrecha con una fisura vertebral debido al fuerte impacto lateral, por lo que debía guardar reposo absoluto durante un  tiempo sin concretar a la espera de la evolución médica de la parte dañada en la espalda. Tuve que iniciar un proceso rehabilitador obligándome a realizar una parada forzosa en todas mis actividades profesionales y deportivas que pasaron a convertirse en un tiempo de reflexión, inactividad que llevaba fatal y muchas horas de fisioterapia recuperadora.

Mitad de Diciembre y Enero fueron días de mucho trabajo rehabilitador tanto físico-muscular como mental, gracias Alfredo y a todo su equipo de Clínica Marpe por poner mi espalda igual de fuerte que antes. Había momentos que me venía abajo, entristecía, quería y necesitaba estar solo, lloraba por cualquier causa. Tenía pensamientos negativos donde me imaginaba y me veía sin poder correr, impotente, me sentía con un nivel emocional extraño y complicado de gestionar con la cabeza funcionando para mal a la velocidad que me hubiera gustado que estuviesen mis piernas por esas fechas volviéndome a sentir atleta en una pista de atletismo. Bien es verdad que a estos episodios algo más críticos he de sumarle todo el apoyo, cariño y ánimos recibidos desde el primer momento, que se sumaron a mi mejoría física y que ayudaron a que poco a poco empezase a ver la luz de la recuperación de una manera más nítida y menos desesperante. A principios de Febrero, recibí el alta médica, me reincorporé de lleno al ámbito laboral y recuerdo cómo me llegó la gran noticia a través de un mensaje por parte de Aurora Pérez, una de las grandes culpables junto a Fernando Marquina de brindarnos la oportunidad de conocer y adentrarnos en el Atletismo Veterano. Aurora fue quien me comunicó que Elche sería la sede del Campeonato Nacional, todo un revulsivo emocional que llegó en el momento más adecuado, puesto que necesitaba un estímulo, algo a lo que aferrarme para reinventarme, un motivo por el cual despertar a diario, una fecha para planificar, otra razón más para seguir experimentando en mí esa vocación de entrenador. Había nacido otro objetivo para buscar mi mayor rendimiento, vencerme a mí mismo con el lema de que la edad está en la mente, había llegado la fecha para sentirme totalmente curado del accidente y otorgarme una nueva oportunidad para demostrar que la capacidad de lucha y la ilusión nunca se lesionan, era un reto difícil, pero no imposible en el que había que volver a poner en marcha las 4 Cs como cuando un corredor afronta una maratón: CALMA, CABEZA, CORAZÓN Y COJONES.

Posted on 02/08/2016 0 3088

Dejar un comentarioLeave a Reply

Debe iniciar con la sesión iniciada para poner un comentario.
Ant.
Sig.